jueves, 7 de enero de 2010

"CABARET: EL VELO NEGADOR DE LA HECATOMBE"

El ambiente íntimo de un cabaret, de los personajes que hacen de su actuación en el mismo su modo de vida; a poco que se supera la línea de las bambalinas, las luces, brillos y colores se opacan y aparece una realidad de carencia, degradación y sufrimiento. La marginalidad es la regla, y los protagonistas de este filme no pueden escapar a ese sino, a pesar de algún esfuerzo en transitar caminos de superación. La acción de ubica en los albores del nazismo en Alemania. Los espacios físicos parecen pertenecer a un ambiente no castigado todavía por la miseria extrema, aquellos tenidos en cuenta por Ingmar Bergman en su producción de “El huevo de la serpiente”. Empero se hacen presentes los primeros atisbos de antisemitismo, y la premonición de un noble aristócrata alemán que explica el accionar de los nacionalsocialistas como grupo de fanáticos que en ese el momento cumplían la deseada misión de limpiar al país de comunistas, eran un mero grupo elementos exaltados a los que oportunamente “se les cortarán los pies”; tal vaticinio resulta a breve plazo descalificado en los hechos. En la última función, se advierte, como a través de una bruma que anuncia la finalización del espectáculo, una multitud de camisas pardas y cruces gamadas.




......................................................................




¡UNA RONRISA…PONGALE ONDA, PLEASE!

Rubia que corta el aliento pero sin intensa frecuentación, que se recuerde, en los ámbitos de formación educativa: En Río de Janeiro conocí a un negro físicamente superdotado…tenía un desarrollo muscular único, una fibrosidad electrizante, y…



Amiga de Rubia: ¡Che!,… por favor… hablá en metáfora;



Rubia que corta el aliento…: Bueno tenía la metáfora más poderosa de Copa Cabana, Ipanema y Leblón, de eso doy fe.


Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal