miércoles, 3 de marzo de 2010

EL LECHO DE PROCUSTO":... DE UN "PEAJE" DESCABELLADO A UNA PRETENSA UNIFORMIDAD DE CONCEPTOS CIENTÍFICOS Y FILOSÓICOS...


Procusto es la deformación del sobrenombre Procrustes, con que usualmente se designaba a un bandido, llamado también Damastes y Polipemón. Vivía en una choza cercana al a la ciudad de Atenas por la vía de ingreso proveniente de Mégara. Procusto se había provisto de dos lechos, uno corto y el otro largo, y obligaba a los viajeros a tenderse en uno de ellos, de acuerdo a su estimación de que las medidas fuesen inadecuadas a su estatura; para adaptarlos a la cama les cortaba los piés a los que excedían el largo del lecho y sometía a un torturante de estiramiento a los de menor estatura que el lecho más largo. Teseo, en su viaje vía terrestre de Trecén al Ática, al ser invitado por Procusto a entrar en su choza, simuló someterse, pero este caso fue Teseo que ajustó el tamaño de Procusto, quién le quitó la vida mediante el expediente de cortarle la cabeza y los piés con su espada.
Un mito tan extravagante y de poca probabilidad de acaecimiento, dio nombre a varios Procusto, y se ha convertido en un símbolo de conformismo y uniformización, en conceptos relacionados con la ciencia, la tecnología e incluso en la reflexión de temas de naturaleza filosófica.
Una cama o lecho de Procusto es un estándar arbitrario para el que se fuerza una conformidad exacta. Se aplica también a aquella falacia seudocientífica en la que se tratan de deformar los datos de la realidad para que se adapten a la hipótesis previa.
En matemática, el análisis procusteano es el nombre que se da al proceso de aplicar una transformación euclideana que conservan la forma a un conjunto de éstas, para eliminar así las diferencias de traslación, rotación y escala entre ellas y llevarlas a un marco de referencia común. En informática, una cadena procusteana es una cadena de longitud fija en las que se almacena texto de diversa longitud. Si el texto a guardar es demasiado corto, se rellena el resto de la cadena, normalmente con blancos o nulos. Si es demasiado largo, se trunca. El término se hizo popular en cierta medida por su uso y explicación en el manual de usuario del Sinclair ZX81. Aunque no logró popularidad, aparece en algunas referencias, notablemente FOLDOC. En general se denomina procústeo a aquello opuesto a lo ergonómico, es decir, que parte de la idea de que es el hombre quien debe adaptarse a los objetos y no al revés.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal