viernes, 5 de febrero de 2010

TEMAS DE INTERÉS: "EL PRIMER PASO CONTRA EL ABSOLUTISMO: LA CARTA MAGNA"





A la muerte del rey Enrique I, le sucedieron sus hijos Juan y Ricardo, con lo que el sistema de oprobio del sistema feudal tendió a agravarse hasta límites intolerables. Ricardo, al que pronto de le agregó el apelativo de Corazón de León, estuvo diez años ausente luchando o reptando en el sistema, hoy llamaríamos paraguas de cobertura de actividades vandálicas y de apropiación, denominado Las Cruzadas. A Juan se la llamó Sin Tierra, y se no era quizá en un rey peor ni más tiránico que sus predecesores, pero tuvo el infortunio de encontrase con dos oponentes de extremo poder, el rey Felipe Augusto de Francia y el papa Inocencio III. El primero le obligo a ceder todas sus posesiones n Francia, mientras que el segundo le infligió una humillante derrota. Como era de esperarse, la situación fue aprovechada por la Barones, quienes obligaron a Juan a firmar, luego de muchos entuertos propios de un paso tan trascendente la famosa Carta Magna, cumplimentada en su aspecto formal en 1215. Empero, no debe engañarnos el significado de la Carta; no imponía ninguna consideración ni atisbo de mejora para los más desposeídos. Era más bien la cristalización del régimen vigente, que el rey se comprometía a no modificar sin la consulta a los señores feudales. Tiene enorme importancia por cuanto supuso la primera manifestación en que se ponía coto al régimen irrestricto de los soberanos.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal