viernes, 22 de octubre de 2010

"HORAS DESESPEERADAS": VIOLENCIA Y HONORABLE VALENTÍA EN LA COTIDEANEIDAD.




Dir: William Wyler. Con Humphrey Bogart, Fredric March, Arthur Kennedy, Martha Scott.EE.UU. 1955.





Es una inquietante película que deja muchos aspectos y detalles para la reflexión. Comienza por poner de resalto la importancia de los detalles externos que pueden dar indicios de nuestra vulnerabilidad, como lo es en el caso la presencia de una bicicleta de niño dejada por acaso en el jardín; en otro orden, un efecto similar, aunque con relación a otros aspectos – en algunos supuestos muchos más peligrosos – puede darlo el carácter de los desechos de nuestra basura, el tipo de lecturas que frecuentamos, la orientación del o los periódicos que recibimos, etc. Algunos reciben particular importancia para el juzgamiento político que pueda hacer un “gran hermano”, aunque no se encuentre en el poder en el tiempo en que ese tipo de información es captada por terceros. Por supuesto que no toda realidad es ocultable, ni corresponde vivir acosado por una paranoia, pero si es bueno recordar aspectos históricos de discriminación y opresión política, donde se sancionó la sola presunción de ser portador de ideas o de evidenciar determinadas inquietudes de preocupación intelectual. Tiene también la virtud de poner en boca de un padre la admisión frente a su hijo menor y un tanto “agrandadito” de que en indeterminadas situaciones se tiene miedo, y de que ello no es implica, necesariamente, desmedro personal; por lo demás, es claro que la prudente evaluación de lo temible es una demostración de sabiduría. Por supuesto que asumir el rol de líder familiar con la lucidez y valentía demostrada por ese padre requiere una inteligencia perspicaz y nervios acerados no frecuentes para un ser humano ubicado en esas circunstancias. Frente a él Bogart representa el papel de un delincuente de caracterización netamente nietzscheana: en efecto, decide por si mismo su código de valores éticos y se hace palmario que solo encuentra satisfacción en vivir peligrosamente; parece también haber asumido la postulación de Nietzsche – con precedentes en Hengel y Homero, en el sentido de que los infortunios provenientes de hechos valerosos, como podría serlo el de su propia muerte, no son gratuitos ya que de ellos surge el poema… y en el caso estamos viendo una expresión de arte, la película, que toma todo ese proceso como eje central. La película se convierte en un eje de titanes, don de la enteraza y capacidad de visión de cada uno de los dos hombres, dirigentes de grupos opuestos, pero por momentos con objetivos inmediatos idénticos, es puesta a prueba. Y las vicisitudes y diferencias d personalidad son muchas. Está el delincuente irrecuperable, rayano en la psicopatía, que encuentra placer en el hecho de matar por matar; el de quién comienza a plantearse el sentido de continuar en es tipo de derrotero criminal y tiene el mayor recato y sensibilidad en el trato para con la joven hija del matrimonio, no obstante que ésta no para mientes en traicionarlo en el momento que este la está tratando con delicadeza en medio de una crisis; esto, y la notoria diferencia entre el magnifico confort de la casa invadida y la miserable condición presumible en los delincuentes, y las manifestaciones del personaje actuado por Bogard, respecto a las arbitrariedades y humillaciones recibidas, a su criterio injustamente, de parte de “hombres respetables”, lleva nuestras mentes el planteo del problema social. El filme termina de un modo sangriento, pero corresponde destacar que el episodio o terminó en carnicería n razón de que los esfuerzos de aquellos dos hombres dilataron y llevaron a un mínimo el grado de la intervención policial. En efecto, el conjunto de hombres del accionar policiaco, animados algunos de ellos por razones de envidia y ambiciones personales, no tuvieron ocasión de aplicar sus consabidos procedimientos de balacera indiscriminada y persecución alocada, donde el mayor daño, y en ocasiones las consecuencias fatales, son recibidas por personas inocentes.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal