lunes, 13 de septiembre de 2010

“EL COLMO DE LA INDECENCIA Y LA INSENSIBIIDAD”

Contestación al artículo de Carlos Pagni del 13/09/10, La Nación: “Se trata asimismo como a los demás”

Un hombre se porta como un león en razón de su carácter y no de sus atributos físicos. Además no es un hombre débil en un cuerpo enfermo, como Ud. supone. Simplemente, nuestra fugaz condición humana hace que suframos el desgaste de todos nuestros órganos por el mero paso del tiempo. En alguna medida, todos registramos algún grado de deterioro en nuestras arterias. En todo caso, un hombre cuyas fibras son alentadas por una pasión serán preferibles las exigencias de la lid a la destructiva parsimonia de la inactividad contemplativa. El dictamen de los médicos deja bien en claro que no es un inválido; a todo evento, tiene a su lado una “MUJER QUE VALE POR SIETE MACHOS”. No especulen: la CONSECUCIÓN DEL PROYECTO ESTÁ ASEGURADA. La presunción apresurada e inhumana de su colega Morales Solá es errónea y desconsiderada. Para remedar el tango…”TODO ESTÁ COMO ERA ENTONCES”… y el reclamo de desarrollo y justicia social es indeclinable…, sin agresiones, pero sin claudicación. Paulino Rúa

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal