miércoles, 19 de agosto de 2009

"PATRIMONIO PRESIDENCIAL: INQUIETUDES"

Somos peronistas hasta la médula, porque, más allá de las experiencias personales que nos ha tocado vivir, tenemos la plena convicción que representa el MAYOR GRADO DE JUSTICIA POSIBLE HABIDA CUENTA DE LA CONDICIÓN HUMANA. También adherimos en general a los respectivos gobiernos de los Kirchner, por sus realizaciones en momentos Tan difíciles y también por el espíritu que informa sus propósitos; agrega apuntalamiento a nuestro pensar, la conducta de una oposición fragmentada, que aun por encima de sus diferentas ideológicas no presenta un principio axial que le de coherencia; que se agota en la critica y condena permanente hasta límites de lo ridículo, donde la demonización y las previsiones apocalípticas parecen ser, salvo honrosas excepciones, el único contenido de contextualización; a tanto se llega en esa constante ejercicio de la diatriba, que resulta palmaria la aplicabilidad del dicho “palos porque bogas y palos porque no bogas”, en cuanto se condena la realización de aquello que la oposición propuso en su campaña; mejor no toquemos la conducta de los dirigentes de izquierda y/o centro izquierda durante la llamada “Crisis del Campo”. Lo anterior se expone para dejar aclarado desde que arista se emiten las reflexiones que van a continuación. La declaración patrimonial de la presidenta merece objeciones. Desde el punto de vista formal puede que la ganancia obedezca a un simple problema contable: SI LOS BIENES FIGURABAN EN EL PATRIMONIO ANTERIOR A SU COSTO HISTÓRICO DE COMPRA Y EXISTE LA LEY CABALLO QUE PROHIBE TODO MECANISMO DE INDEXACIÓN, LA PRESUNTA GANANCIA DESAPARECE O SE TORNA NATURAL A POCO QUE SE COMPAREN PRECIOS DE COMPRA Y DE VENTA A VALORES HOMOGENEOS. De ser así, la evolución del patrimonio quedaría en estado de plena regularidad DESDE EL PUNTO DE VISTA MERAMENTE FORMAL. PERO NO ES DE BUEN TONO SI, COMO SE DICE, LOS TERRENOS OBJETO DE TRANSACCIÓN PETENECIERON AL GOBIERNO DE LA PROVINCIA DE SANTA CRUZ, DE LA CUAL EL SEÑOR KIRCHNER FUE GOBERNADOR. Podrá argumentarse que el precio abonado fue el natural vigente en la fecha de compra y que los Kirchner y su familia decidieron adquirir las parcelas presumiendo que la inversión en hotelería que se disponían a hacer en la zona determinaría el un incremento en los precios, supuesto que implica un albur y por lo demás es normal en las decisiones de un régimen capitalista: PERO QUIEN MANEJA LA COSA PÚBLICA TIENE LÍMITES ÉTICOS QUE LOS INHABILITA PARA NEGOCIACIONES QUE PUEDEN SER ADMITIDOS EN UN PARTICULAR. De ser la cosas como se dice no nos gustan, y nos mortifica ese sentimiento; de lo contrario se impone una completa clarificación.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal