martes, 11 de agosto de 2009

FICHTE: "UNIDAD Y GRANDEZA ALEMANA PARA REGIR EL DESTINO DE LAS NACIONES CIVILIZADAS"



II-BASAMENTO IDEOLÓGICO DE WW I Y II

La filosofía del idealismo románico alemán nació como un movimiento de diferenciación tanto del materialismo como del positivismo, en el sentido estricto que se ha dado a estos vocablos. Se llama del modo indicado por cuanto es una combinación de la teoría romántica de la verdad con la concepción idealista del universo. Reconoce la validez del sistema intuitivo o instintivo del conocimiento, además del camino epistemológico que puede aportar la razón. Se apartaban también mucho del individualismo y humanismo imperante en la filosofía del siglo XVIII. Restaban valor al individuo en si mismo, el que solo adquiere sentido en cuanto se constituye en integrante de un grupo o nacionalidad, de cuya prosperidad emanará la de todos sus componentes. El individuo no puede pretender derechos inviolables fuera de la sociedad organizada. Su deber consiste, antes bien, en subordinar sus intereses personales a los de la comunidad, ganar su libertad por conducto de su respeto a la ley y a las tradiciones que han modulado su fisonomía y carácter a través de los siglos. El creador, por así decirlo, del idealismo romántico alemán fue Emmanuel Kant. Pero sus discípulos inmediatos se inclinaban a una filosofía más abstracta y metafísica que la de su maestro. Especialmente J. Gottlieb Fichte (1762-1814) y Federico Guillermo Schelling. En opinión de ambos, las percepciones del hombre sobre el mundo sensible solo adquieren valor si se los pone en concordancia con el propósito universal. La mente humana nada puede conocer de los significados de verdad si no es guiada a tal fin por el “ego” supremo; des este modo la filosofía de estos autores se trasforma en una suerte de panteísmo espiritual. Fichte en especial, y con ello adquiere un sentido especial para el tema de esta nota, tiene también importancia como filósofo político. Se constituyo en uno de los primeros apóstoles del nacionalismo colectivista de Alemania. Tuvo ocasión de expresar clara y categóricamente su pensamiento durante las invasiones napoleónicas a Alemania, proclamando a sus compatriotas el ideal de una Alemania fuerte y unida, con el PODER DE DAR CUMPLIMIENTO A SU GRAN MISION, NO OTRA QUE la de DIRIGIR EL DESTINO DEL MUNDO CIVILIZADO. Esa concepción de grandeza singular de Alemania, y su función rectora del orden mundial civilizado tuvo presencia relevante en el pensamiento, conformación ideológica y proclama del nacional socialismo.
................................................................................
Una sonrisa por favor
Psicólogo: … y que diferencia usted marcaría entre su esposa y su amante…
Paciente: Y… no menos de cincuenta kilos…
......

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal