jueves, 22 de abril de 2010

"DE LA VIDA DE LAS MARIONETAS"


Ingmar Bergman, 1980
De cómo el excesivo sentido orientado hacia lo “políticamente correcto” de la formación recogida en el ámbito familiar, unido al alcance se posiciones de éxito en el ejercicio de una profesión que exige el resguardo de la imagen como modo de custodia del prestigio, actúa sobre el subconsciente a modo de barrera impeditiva del surgimiento de inclinaciones profundas ahogadas y negadas a si mismo por el propio sujeto portador d esos sentimientos. También, del modo en que la explosión puede tener lugar en cuanto el ser en cuestión se encuentre inserto en un medio donde no operar aquellas fuerzas de restricción. Las verdades pueden ser, muchas de las veces, solo una parte de la verdad. Agudas reflexiones sobre como el paso del tiempo socava toda expresión de belleza y lozanía. Lo onírico como pieza central en el reflejo de las inconfesas verdades ocultas en los pliegues más ocultos del alma humana.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal